miércoles, 26 de mayo de 2021

Sólo sé que no se nada

Esa sensación de andar perdida de manera contínua. De no encontrar nunca un punto de luz sin dudar del mismo. Así vivo, así ¿soy? "No Mer, así estás, no eres" - me digo. Pero no, no tengo tan claro eso. Lo hago con la boca pequeña porque en realidad no puedo identificar desde cuando me encuentro así. Algo que se mantiene tanto tiempo no puede ser un estado sino una parte de tí, ¿no?

A veces no sé quién soy, ni qué opinión tengo sobre las cosas. Ni tan siquiera si tendría que tener opinión. Prefiero no tenerla, me abruma tener que informarme, pensar, elegir... A veces creo ver atisbos de alguien que anda por ahí silenciada y tiene momentos de conexión con el mundo. ¿Esa soy yo? No lo sé. Quizá sólo sea una careta más. Tengo muchas, soy consciente. No me dejo ir. No me dejo llevar. No me dejo ser. A veces, muchas veces, me veo y no me gusto. Nada. No quiero seguir viviendo siendo ésta. Ésa. ¡La que sea! No quiero. Quiero que se vaya, que me deje. Quiero ser...

Hay veces que me gustaría hacer esto o aquello. Veces en que me ilusiono con la imagen mental que proyecto de ese acto. Unas vacaciones, una escapada, una quedada, una tarde de jardín,... Pero luego llega el momento de organizar y... pierdo fuelle. Me agobio. Me bloqueo. No puedo pensar. No puedo elegir. Ya no tengo ilusión. Ya no tengo interés ni ánimo. La sensación de asfixia acalla la ilusión. O ¿quizá es que no me apetecía de veras? Quizá me apetecía mejor esto otro... pero hay que organizar... No. No tengo ganas. Quizá no tenga ganas de nada. Quizá sólo quiero quedarme en mi casa, tumbada, sin más. Se está muy bien en el sofá de casa. O en la cama.

Quiero hablar pero no identifico con quién hacerlo. Quiero hacer, pero con quién. Él sería un perfecto compañero. Él tiene otros intereses. Él no es. Antonio no. Bueno pues me voy sola. Visualizo. Comienzo. Me canso, me aburro,.. Me desilusiono de nuevo. Tampoco esto es.

Pues me meto en mi cueva. Sólos los tres. No necesito a nadie ni nada más. Estamos bien. Planeemos. Busquemos. Hagamos. Pero yo no tengo fuerzas de tirar. Estoy cansada. Me pesa el cuerpo y el alma. ¿Realmente estamos bien? ¿Se puede estar bien así? ¿Pueden estar bien así?

NO soy buena compañía. NO soy buena para nada. Soy un puto desastre. Un trapito que no sabe para dónde tirar, cómo ni con quién. Tristeza, desidia, apatía, anhedonia,... No se puede dar nada desde ahí, desde ese punto. AL menos no se puede dar nada bueno. No tengo nada que aportar. ¿Hay que aportar? ¿Hay que aportar o hay que ser? Pero ¿quién soy?

domingo, 21 de febrero de 2021

Intensidad


Las "romanas" siempre lo llamamos intensidad. "Somos muy intensas, ansias vivas" - decimos. Pero yo ya dudo de si el adjetivo está bien elegido. ¿Intensidad en nuestros intereses? Hablo de nuestros “másters” en alimentación saludable, productos ecológicos, blw, lactancia, cremas, telas, psicosomatización, suelo pélvico, diastasis abdominal, psicoterapeutas, productos para cualquier tipo de dolencia, aceites esenciales, colegios, escuelitas, playas molonas, protectores solares, corresponsabilidad, relaciones igualitarias, precios de la luz, cólicos, porteo, crianza respetuosa, fiebre, sueño, límites, dulces saludables, centros con piscinas de bolas, desodorantes molones, rabietas, acompañamiento, esfínteres, intolerancias y alergias, pikler, ruidos blancos,...porque no podemos quedarnos a medias, no podemos interesarnos por algo sin más. Leer un poquito y mandarlo a paseo. No. Nosotras tenemos que hacer el máster.

Pero… ¿y qué pasa cuando eso choca de frente con un carácter perfeccionista y controlador? ¿Qué pasa cuando una vez conoces algo (que se supone de lo bueno lo mejor, o de lo malo lo peor) no puedes evitar querer saberlo todo acerca de ello? ¿Qué pasa cuando al informarte no puedes evitar llevarlo a cabo milimétricamente bien? Cuando necesitas hacer las cosas al 200%. ¡Cómo vas a dejar de darle el pecho a tu peque si todos los organismos dicen que es lo mejor? ¡Cómo vas a obviar la existencia de la crianza respetuosa, con todos los males que ha traído a este mundo la tradicional? ¿Cómo no voy a estudiar con detalle todos los colegios que hay e intentar entrar en el más consciente, si ya sé el daño que puede conllevar el normalizar según qué cosas? ¿Qué pasa cuando no puedes evitar querer hacer las cosas bien?

Querer hacer las cosas bien. No puedo quedarme en el gris, da igual de la gama que sea ese gris, no lo quiero, yo necesito irme al blanco. Buffffff…. Y lo que empieza siendo algo interesante; aprender continuamente cosas nuevas, abrir tu mente, conocer nuevas mirandas y gentes, conocerte a ti misma como nunca antes (en parte porque no eres la de antes),… se convierte en tu peor pesadilla. Estrés, ansiedad, tristeza, insomnio, apatía, frustración, anhedonia, autodestrucción,… DOLOR, mucho dolor. Físico y emocional.

Estoy harta de buscar siempre la perfección en todo. Estoy agotada. Exhausta. No puedo más. Quiero ser flexible. Quiero ser capaz de relajar mis límites, mis objetivos, mis deseos e incluso mis necesidades.

Estoy hasta el coño de la crianza respetuosa, sí, me la metieron doblada con eso. Pero más hasta el coño estoy de mí y mi sistema de creencias, que no me permiten VIVIR de manera consciente. Pero no consciente de la necesidad de cuidar el planeta o de la importancia de defender la igualdad, no. Consciente de lo que pasa cada puto minuto de mi día allá donde estoy. Conectar. Conmigo. Con mi alrededor. Sentir lo que está pasando, no lo que mi neurótica cabeza me cuenta.

HASTA EL COÑO. HE DICHO.

viernes, 12 de febrero de 2021

Pecas

Hace poco me revelé con mis manchitas. Una lucha absurda, lo sé. No era la primera vez. Allá por 6ºEGB, cuando me llamaban “plato de lentejas (por ellas) con pan-verde (Valverde)” también me cabreé con ellas. 


Sí, ha habido momentos concretos de mi vida en las que no me ha gustado tenerlas. Momentos de inseguridad baja y autoestima dudosa. Momentos en los que no sabes ni quién eres ni a dónde quieres ir. Momentos en los que buscas siempre el reconocimiento externo. 


El resto del tiempo, cuando he estado fuerte y segura de quién había detrás del espejo, me han enamorado. ¿Cómo puede lo que más te ha acomplejado convertirse en no solo tú huella de identidad sino en tu lugar favorito? Mi amuleto. Mi esencia. Mi yo.


Así me llamo (en LSE): PECAS. ¡Que viva yo y mis pecas cooooño! Y a quien no le gusten, que se las pinte. 😜


¿Y tú? ¿Tienes un lugar favorito en ti?

miércoles, 25 de julio de 2018

Una plaza es mía

Aún con la emoción contenida, porque la vida es muy caprichosa y te presenta la fragilidad de la misma en los momentos más inesperados, me veo en la meta y me digo a mi misma que he de empezar a creérmelo y celebrarlo. Han sido ocho años apostando por conseguir estabilidad en la profesión que me hace diariamente feliz. No sólo durante este procedimiento selectivo, sino con el master habilitador, los cursos necesarios para el baremo, el b2 de inglés, el c1, otro master,... e hipotecando mi vida un año sí y un año no para tratar de hacer algo digno en las obligadas oposiciones. Ocho años. Lo que ha marcado la diferencia esta vez y que ha supuesto verme finalmente reflejado en el BOJA (y no por una multa) es el por qué de este post: el azar y la cobertura tan tremendamente perfecta que he tenido. El azar, porque podría haber sido que no, y es que el sistema de acceso a la función pública docente es el más subjetivo de entre los que conozco y, por consecuencia, injusto y absurdo. Quien quiera saber al respecto solo tiene que preguntarme o adentrarse en el mundo del mismo levemente. Es injusto, y miles de personas que están igual e incluso mejor preparadas que yo se han quedado atrás por cuestiones tan absurdas como el que el tribunal no contara con el tema de su academia para corregir o que le tocara exponer el primer día y no el quinto. Es injusto, y espero que este cambio de “estado” no me haga olvidar nunca eso y me permita seguir “luchando” por un sistema de acceso objetivo y transparente para una hermosísima profesión de gran responsabilidad. La cobertura porque esta plaza ha sido fruto de un trabajo de equipo perfecto. Sincronizados aunque agotados la mayoría de los días, hemos ido superando cada etapa hasta llegar al final. Esos interminables días con sus noches se quedan ahora lejanos, pero han sido durísimos para los cuatro. Gracias mamá, por quererme y apoyarme incondicionalmente, por estar ahí SIEMPRE, por cuidarme (cuidarnos) más que a ti misma, por sobreponerte a todos tus dolores (físicos y no tan físicos) por nosotros. Te lo repito: eres fuerte, fortísima, que nada ni nadie te haga dudar jamás de ello. Ni siquiera yo. Gracias Amor, por completar a la perfección esa media naranja o coliflor o lo que quiera que seamos, por entenderme y tirar de mí en momentos en que ni yo misma me entendía y soportaba, por ayudarme a convertir en positivas mis (no pocas) inseguridades, y sobre todo, por cuidar a nuestra niña mucho mejor de lo que lo habría hecho yo. Eres una grandísima persona, un magnífico compañero de vida, pero aún mejor padre. Gracias mi vida por aguantar estos meses sin mamá y, sin entender muy bien el por qué de la situación, llevarla siempre con una sonrisa y regalarnos esos maravillosos momentos en familia, tan escasos pero necesarios para todxs para reponer fuerzas. Te quiero un mundo. Y a todxs los demás que tb habéis estado; gracias PAPÁ por ser el mejor suplente del equipo titular que se pueda tener, dividiéndote en mil y un pedazos para aportar tu imprescindible ayuda tb; y a vosotrxs con vuestros ánimos y abrazos virtuales (entendiendo y respetando mi ausencia), a lxs compañerxs de biblioteca, de almuerzos rápidos y clases de academia,... a ti @pepi preciosa, mi tercer y cuarto codo... gracias mil tb. No sabéis cuánto se agradece y reconforta el sentirse querida, apoyada y bien acompañada cuando se vive en la desconexión absoluta.

sábado, 23 de junio de 2018

EXPRESAR

Hay días en los que siento la necesidad de expresar. Eso no está bien visto... es de débiles, egoístas, gente que por una cosa u otra quiere llamar la atención, personas que no son capaces de controlar sus sentimientos... Nos educaron para eso, para reprimirnos (no llores, no te enfades, no digas eso, no....). Nos educaron en el “no”. Pero ya sabéis que soy muy inconformista. Y aunque no suelo hacerlo tanto como quisiera/necesitara, muchas veces llevo la contraria a esa represión emocional. Hoy es un día de esos: hoy, toca. Y si tú eres de los que piensas que Facebook no está para eso, no me leas, aquí puedes dejarlo. Aunque yo creo que Facebook está para lo que cada uno quiere que esté, que para eso es personal e intransferible (legalmente). Hoy expreso que soy y estoy feliz. Así llevo ya unos pocos de días. Sintiéndome en un estado de tanta completitud, que abruma. Estoy contenta de que llegue ya el día D, en el que vaya a (casi) acabar esta etapa tan dura. Estoy orgullosa de mi trabajo, de mi esfuerzo, dedicación y constancia. Estoy más que tranquila porque he hecho todo cuanto he podido y, pase lo que pase, me he hecho con un bagaje bueno que tarde o temprano me ayudará a conseguir esa ansiada plaza. Pero sobre todo me siento, soy, tremendamente afortunada. Porque tengo una calidad humana alrededor inmejorable. Porque habéis cubierto todas mis necesidades durante este tiempo. Unxs apoyándome cuando era necesario darme un empujón, otrxs dándome el espacio que necesitaba y respetando mi (obligatoria necesidad de) ausencia, algunxs inflándome de autoestima y confianza y creyendo más en mi que yo misma, otrxs muchxs ayudándome con mis dudas y lagunas,... acompañándome en el camino codo con codo, haciéndome reír cuando más lo necesitaba, ayudándome a desconectar, Pero, sobre todo, dos personas imprescindibles que si se merecen 1/3 de plaza igual que yo. @ma y @elfaro, sin vosotros esto no hubiera sido posible:

domingo, 3 de junio de 2018

ACOMPAÑAR

La Filosofía del Acompañar 1. Acompañar se trata de estar presente para el dolor de otra persona; no de hacer que su dolor desaparezca. 2. Acompañar se trata de ir al desierto del alma con otro ser humano; no de creer que somos responsables de encontrar la salida. 3. Acompañar se trata de honrar el espíritu; no de enfocarse en el intelecto. 4. Acompañar se trata de escuchar con el corazón; no de analizar con la cabeza. 5. Acompañar es dar testimonio de las luchas de otros; no de juzgar o dirigir esas luchas. 6. Acompañar se trata de caminar al lado; no de conducir o ser conducido. 7. Acompañar se trata de descubrir los dones del silencio sagrado; no significa llenar con palabras cada momento. 8. Acompañar al que sufre se trata de quedarse quieto y en silencio; no de querer moverse frenéticamente hacia adelante. 9. Acompañar se trata de respetar el desorden y la confusión; no de imponer orden y lógica. 10. Acompañar se trata de aprender de otros; no de enseñarles. 11. Acompañar se trata de tener una actitud de curiosidad y no de expertos. Alan D. Wolfelt Gracias Cecilia Ochoa

martes, 18 de agosto de 2015

Hoy sí te he visto

Desde hace unas semanas vengo sintiéndome como Rachel en Friends en el siguiente episodio:


Sí, vamos a ser PAPÁS. Lo escribo y sigue pareciéndome que la cosa no va conmigo, que es un sueño, algo que le ocurre a alguien cercano, pero no a mí. Primero fue la incredulidad asociada a la espera, a esa espera que algunos tienen la suerte de no experimentar. Tu cuerpo, tu alma, se ha protegido contra las continuas visitas del "no" y ya no espera la llegada de un sí. Después fue la desconfianza de la suerte. No podía haber sido "tan fácil", no nos podía haber tocado la lotería. Estos tres primeros meses los he pasado eclipsada por un algo que me decía que no me lo creyese. Esto no iba conmigo.

Pero hoy todo ha sido diferente. Cuando la doctora le daba golpecitos para forzarle a que se moviera y poder así medirle el pliegue nucal, y le veías moverse... ¡¡¡Emoción pura!!!. Primero de un lado, luego de otro, luego se estiraba y se quedaba ties@, ties@... Se me siguen saltando las lágrimas. Esa lágrimas de felicidad que no habían salido a pasear hasta ahora. Hoy sí te he visto y ha sido uno de los momentos más emotivos de mi vida. Suena a cliché, lo sé, pero es un cliché real, mío, nuestro. Voy a ser mamá. HOY SÍ TE HE VISTO.